José carpintero
19-03-2016 Hoy celebramos…
Poema dedicado a san José, que, según la tradición, fue carpintero. El autor es el agustino recoleto Javier Legarra que expresa de esta manera la devoción que en la Orden de Agustinos Recoletos se ha profesado al santo patrono de los seminarios y especial protector de la Recolección Agustiniana.

Sí, todos lo decían en el pueblo:
En casa de José ¡qué alegre lumbre!
¡Qué suave calor en julio o en enero!

Tus brazos son robustos, tus dos manos
tienen la habilidad del obrero diestro.
Tenías tu taller en la calle Nueva,
junto a la de Simón el zapatero.

Te traían sus muebles destrozados,
testigos mudos de mil secretos
-alegrías y tristezas, gozos y dolores-,
que tú se los dejabas como nuevos.

Les abrías ventanas en sus casas,
postigos en la luz de cara al cielo,
resquicio y mirador al infinito
a fin de alimentar más altos sueños.

Acaricias la madera, carpintero,
donde aún oyes trinar a los jilgueros;
acaricias la madera, carpintero,
esa madera hecha para el misterio
-árbol del bien y del mal en el paraíso
y en el Calvario salvador madero-.

Tu garlopa acaricia, como unas manos,
la aspereza del leño,
mientras el Niño juega y juega
mientras miras entre gozo, llanto y sueño.

¿Te acuerdas de Miguel, el niño tonto?
Para él tenías mimos de terciopelo.
¡Y cómo te sabía,
en el cansancio, fresca,
el agua que María
traía de la fuente del pueblo!
¡Y cómo te sabe aún más fresca,
para tu duro trabajo de obrero,
su sonrisa nueva,
y cómo te sabe su saludo cada día nuevo!

Carpintero José, carpintero,
trabajador de Nazaret, hombre de pueblo,
haznos en tu taller de artesano diestro
la escalera para subir al cielo.


Francisco Javier Legarra Lopetegui, agustino recoleto
Las Rozas (Madrid)




¿Y tú que opinas?