Nacimiento de la Recolección agustiniana
05-12-2015 Oraciones
El día 5 de diciembre de 1588 nacían los Agustinos Recoletos por decisión de un acta del capítulo que celebraba la Provincia agustina de Castilla en Toledo. Por esto, hoy, natalicio de la Orden de Agustinos Recoletos, invitamos a todos los visitantes de esta página a orar con cuantos formamos la familia agustino-recoleta: frailes, monjas, religiosas, Fraternidades seglares, Juventudes agustino-recoletas y amigos nuestros.
Nacimiento de la Recolección agustiniana
Escudo de la Orden de Agustinos Recoletos

Demos gracias a Dios. Señor, gracias.

Padre de misericordia, te bendecimos porque nos haces mirar al pasado con gratitud y en la historia de la Orden muestras tus maravillas.

Gracias por haber plantado en la Iglesia la semilla de la Recolección agustiniana.
Gracias, oh Dios. Gracias, Señor.

Gracias porque la has cuidado, la has hecho crecer y desarrollarse a lo largo de los tiempos, en diferentes continentes, en todo momento y circunstancia.
Gracias, oh Dios. Gracias, Señor.

Gracias porque no la has hecho estéril; al contrario, la has enriquecido con abundantes frutos de santidad, un patrimonio espiritual admirable y el servicio generoso a multitud de Iglesias.
Gracias, oh Dios. Gracias, Señor.

Gracias por haber suscitado hermanos que nos dan a conocer nuestra historia, nos permiten apreciar tus dones y avivar tu vocación en nosotros.
Gracias, oh Dios. Gracias, Señor.


Grande eres, Señor misericordioso, cuando nos concedes vivir el presente con pasión, y nos haces dignos de servirte en tu presencia.


Gracias por los hermanos enfermos, nuestro mayor tesoro.
Gracias, oh Dios. Gracias, Señor.

Gracias por nuestro Prior General, los provinciales y cuantos comparten con ellos el servicio de autoridad.
Gracias, oh Dios. Gracias, Señor.


Gracias por cuantos prolongan tu paternidad en las tareas de formación y discernimiento.
Gracias, oh Dios. Gracias, Señor.

Gracias por los que se entregan al anuncio del Reino en el apostolado.
Gracias, oh Dios. Gracias, Señor.

Gracias por las hermanas, que oran y adelantan el Reino. Gracias por los hermanos de la fraternidad seglar.
Gracias, oh Dios. Gracias, Señor.

Gracias por los jóvenes que se acercan atraídos por nuestro carisma.
Gracias, oh Dios. Gracias, Señor.

Gracias, Señor,  por el don de la comunidad, preanuncio en esta tierra de nuestra perfecta comunión en el seno de la Trinidad.
Gracias, oh Dios. Gracias, Señor.


Bendito seas, Padre de nuestro Señor Jesucristo, cumplidor fiel de las promesas, que nos permite abrazar el futuro con esperanza.

Gracias por convocarnos a la construcción del edificio de la Iglesia, Cuerpo de Cristo.
Gracias, oh Dios. Gracias, Señor.

Gracias porque, en esta tarea, nos das como compañeros de fatiga a tantos santos.
Gracias, oh Dios. Gracias, Señor.

Gracias porque los hermanos que nos precedieron nos han abierto el camino.
Gracias, oh Dios. Gracias, Señor.

Gracias por los hermanos jóvenes, que traen un nuevo estilo, transmiten nuevos ánimos y proseguirán nuestra obra y la historia de la Orden.
Gracias, oh Dios. Gracias, Señor.

Gracias porque en la vida y en la muerte somos del Señor.
Gracias, oh Dios. Gracias, Señor.


Gracias, Padre, porque nos cimientas sobre roca firme, nos tienes anclados en tu Hijo Jesucristo, el mismo ayer, hoy y siempre.
Gracias, oh Dios. Gracias, Señor.




¿Y tú que opinas?