Rita de Casia, una santa del pueblo de alcance universal
22-05-2015 Hoy celebramos…
Una seglar agustina recoleta, María Eugenia, cuenta una anécdota sabrosa que manifiesta le admiración que siente por Rita de Casia, una santa del pueblo a la que veneran cientos de miles de devotos en numerosos países de lengua y cultura diferentes. Cada 22 de mayo, Rita de Casia mueve a la oración y a la participación en los sacramentos a innumerables creyentes.
Rita de Casia, una santa del pueblo de alcance universal
María Eugenia Gutiérrez

De María Eugenia Gutiérrez es el siguiente relato, una “historia de fe” compartida con Jordan:

Santa Rita me devuelve en el tiempo, me conecta con mi historia, mi infancia, mis abuelos, la vida familiar; tradiciones que afianzaron mis creencias y que en mi edad adulta renacieron con fuerza a través de la familia Recoleta.

Abogada de los casos imposibles. La percibo como una aliada que intercede ante el Dios de la vida en esos momentos en que los caminos se cierran, la oscuridad prevalece y en un grito desesperado buscamos salvavidas; y en mi caso Santa Rita me inspira a seguir su ejemplo: una vida de oración, de humildad, confianza y abandono en Dios.

Me he encontrado, para mi sorpresa, muchísimas personas con este sentir y fieles a la devoción a Santa Rita, y así fue el caso como encontré a Jordan Tijerino, postulante del seminario San Ezequiel Moreno, en Pozos de Santa Ana (San José, Costa Rica). Siendo todavía muy temprano su proceso en el seminario, Jordan descubrió mi devoción a Santa Rita y, sabiendo que yo también estaba en mis inicios, plasmando expresiones en un lienzo, me pidió que le pintara a la santa. Confieso que sentí pánico, me era imposible pintar a alguien tan universal y una vida de santidad en un lienzo. Lo único que se me ocurrió en ese momento fue prometerle que lo haría si él continuaba en el proceso y que se lo regalaría cuando se fuera a España.

No tuve otra alternativa. Llegó el momento y, venciendo mis temores y con un poco de oración, busqué mi inspiración y fue así como plasmé los elementos que hoy miro con alegría porque no solo le cumplí a Jordan su pedido, sino que se ha logrado con más de 700 copias de esta pequeña obra ayudar en diferentes causas de orden social.

Para lograr la composición fue difícil sintetizar en un icono su experiencia de vida. Son infinitas las anécdotas en torno a santa Rita. Me parecía la rosa algo muy común, me negaba a pintarla y, después de darle muchas vueltas, pensé en las espinas de la vida, las dificultades a las que nos enfrentamos en el día a día y que solo cuando nos abandonamos a la misericordia de Dios logramos sobrellevar y emerger como un capullo del centro de esa bella flor, que nos habla de amor, paz, y alegría. Así fue la vida de santa Rita, quien encontró en Dios la plenitud.

La abeja, parte de su historia, la tocó desde que era una bebé. Dios la escogió desde siempre y también la llenó de gracia en los momentos difíciles que tuvo que enfrentar.

Mundos diferentes el de Jordan y el mío, que se encontraron para contar una pequeña historia de fe.

Jordan sigue su proceso, su vocación, un regalo de Dios al mundo. Mi caminar, siempre inquieta, una búsqueda en la alegría de vivir, pintando, con un nuevo reto…muy difícil..., a san Agustín.

Un cariñoso saludo.


María Eugenia Gutiérrez, seglar agustina recoleta, Costa Rica




¿Y tú que opinas?