¡Oh Emmanuel!
23-12-2014 En 30 segundos
«iOh ENMANUEL, Rey legislador nuestro, esperanza de las naciones y salvador de los pueblos, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro!».

El «niño», y con él el nombre que recibe, «Emmanuel», significa, declara y realiza de forma maravillosa la presencia salvadora de Dios: «Dios-con-nosotros». Dios presente en medio de su pueblo como poderoso defensor. Ni una ni otra de las invasiones o conatos de la misma podrán borrar de la tierra la dinastía de David ni acabar con el pueblo de Dios, porque Dios está en medio de él; señal garante el «Emmanuel».

Y dijo nuestro Dios: «Iré con ellos:
pondré sobre mis hombros su destino;
seré su Hermano, Padre y compañero
y haré su corazón igual al mío.

Seremos como esposos, una carne;
en ellos grabaré mi Testamento;
mis venas llevarán su misma sangre:
tendremos en común el aposento.

Yo con vosotros; id, contadlo presto
¡que soy el EMMANUEL, HERMANO vuestro!

José A. Ciordia, agustino recoleto.




¿Y tú que opinas?