¡Oh Llave!
20-12-2014 En 30 segundos
«iOh Llave de David y cetro de la casa de Israel, que abres y nadie puede cerrar, cierras y nadie puede abrir, ven y libra a los cautivos que viven en tinieblas y en sombra de muerte!».

Ven, Señor, y abre. Ven, Señor, y reina. Ven, Señor, y sácanos de las tinieblas. Ven, Señor, y líbranos de la muerte eterna. Tú tienes la llave de los tiempos y el mando de los mundos. Tú eres el perdón de los pecados y la victoria sobre la muerte. Ven pronto, Señor, y sálvanos.

Oh Llave de David, sagrado Cetro,
en donde Dios ejerce sus poderes:
recibes en herencia los misterios
y entregas sus riquezas al que quieres.

Si cierras Tú, cerrados permanecen,
y quedan manifiestos si los abres:
al hombre sin orgullo entrada ofreces
y ocultas su valor al arrogante.

Desata al pecador de su pecado
y da tu libertad al que es esclavo.

José A. Ciordia, agustino recoleto.

Escucha el canto de la antífona.




¿Y tú que opinas?