Martes de la quinta semana: En la ventana
08-04-2014 La Palabra
«Cuando levantéis al Hijo del hombre, sabréis que yo soy, y que no hago nada por mi cuenta, sino que hablo como el Padre me ha enseñado. El que me envió está conmigo, no me ha dejado solo; porque yo hago siempre lo que le agrada.» Cuando les exponía esto, muchos creyeron en él»

EVANGELIO
«En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos:- «Yo me voy y me buscaréis, y moriréis por vuestro pecado. Donde yo voy no podéis venir vosotros.» Y los judíos comentaban:- «¿Será que va a suicidarse, y por eso dice: "Donde yo voy no podéis venir vosotros"?» Y él continuaba: - «Vosotros sois de aquí abajo, yo soy de allá arriba: vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo. Con razón os he dicho que moriréis por vuestros pecados: pues, si no creéis que yo SOY, moriréis por vuestros pecados.» Ellos le decían: -«¿Quién eres tú?»Jesús les contestó: - «Ante todo, eso mismo que os estoy diciendo. Podría decir y condenar muchas cosas en vosotros; pero el que me envió es veraz, y yo comunico al mundo lo que he aprendido de él.» Ellos no comprendieron que les hablaba del Padre. Y entonces dijo Jesús: «Cuando levantéis al Hijo del hombre, sabréis que yo soy, y que no hago nada por mi cuenta, sino que hablo como el Padre me ha enseñado. El que me envió está conmigo, no me ha dejado solo; porque yo hago siempre lo que le agrada.» Cuando les exponía esto, muchos creyeron en él». Jn 8, 21-30

REFLEXIÓN
¿Y si comparamos a Jesús con una ventana? Si nos fijamos bien nos ofrece la perspectiva perfecta para hacernos una idea de lo que quiere decir cuando habla del Padre, de “Aquel que lo envió”. Además, su forma de vivir es transparente, sin dobleces, Llamando a las cosas por su nombre a la vez que invita a sus seguidores a hacerlo también. Podemos asomarnos a esa ventana y descubrir el inmenso horizonte que está al otro lado. ¿Estamos dispuestos?

Roberto Sayalero Sanz, agustino recoleto. Colegio San Agustín (Valladolid, España)


 




¿Y tú que opinas?