Viernes de la tercera semana: El más importante
28-03-2014 La Palabra
«Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios».

EVANGELIO
«En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: ¿Qué mandamiento es el primero de todos? Respondió Jesús: El primero es: "Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser." El segundo es éste: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo." No hay mandamiento mayor que éstos.
El escriba replicó: -Muy bien, Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.
Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: -No estás lejos del reino de Dios. Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas». Mc 12, 28b-34

REFLEXIÓN


¿Qué es más importante comer o respirar? ¿Qué es más necesario beber agua o hacer ejercicio?... El maestro de la ley pregunta a Jesús qué  mandamiento es el más importante. La respuesta de Jesús le convence y él mismo repite lo que Jesús le ha explicado. Se ha dado cuenta y está de acuerdo en centrar en dos los mandamientos más importantes. 


Ojalá nosotros también tengamos claro qué es lo más importante para que evitemos perdernos por “las ramas” o que estemos preocupados por cumplimientos infantiles. No podemos olvidar que el tiempo de Cuaresma persigue que nos centremos y pongamos nuestra atención en lo que verdaderamente merece la pena y no nos perdamos en prácticas externas. Ánimo.


Roberto Sayalero Sanz, agustino recoleto. Colegio San Agustín (Valladolid, España) 




¿Y tú que opinas?