Miércoles de la tercera semana: Hacia la cima
26-03-2014 La Palabra
«En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: No creáis que he venido a abolir la Ley y los profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud».

EVANGELIO
«En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: No creáis que he venido a abolir la Ley y los profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud. Os aseguro que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la Ley. El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes, y se lo enseñe así a los hombres será el menos importante en el reino de los cielos.Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos». Mt 5, 17-19


REFLEXIÓN


Pocos escaladores se conforman con concluir una ascensión sin llegar a la cima. Lo intentan una y otra vez hasta que su condición física se lo permite. De igual manera, en el seguimiento de Jesús podemos optar por quedarnos a medio camino conformándonos con el mero cumplimiento, o aspirar a llegar a la cumbre marcada por Jesús.  Quizá alguno de sus discípulos pensaba que Él iba a habilitar una serie de atajos con los que evitar lo más costoso de la antigua ley. Nada más lejos de la realidad. Precisamente con esa misma ley sin cambiar una letra se puede llegar a la cima. Jesús lo que hizo es poner la cima, mostrar que el camino no terminaba ahí sino que había un buen trecho por recorrer aún.


La Cuaresma supone recorrer también el camino hasta la cima de la Pascua. Evitemos los atajos y sobre todo el quedarnos a descansar a media ascensión pensando o bien que esa es la cima o bien que es hasta ahí donde podemos llegar.

Roberto Sayalero Sanz, agustino recoleto. Colegio San Agustín (Valladolid, España)




¿Y tú que opinas?