Martes de la primera semana: Perdonar para poder olvidar lo inolvidable
11-03-2014 La Palabra
«Si perdonáis a los demás sus culpas, también vuestro Padre del cielo os perdonará a vosotros. Pero si no perdonáis a los demás, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras culpas»

EVANGELIO

 «En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Cuando recéis, no uséis muchas palabras, como los gentiles, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso. No seas como ellos, pues vuestro Padre sabe lo que os hace falta antes de que lo pidáis. Vosotros rezad así: "Padre nuestro del cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy el pan nuestro de cada día, perdónanos nuestras ofensas, pues nosotros hemos perdonado a los que nos han ofendido, no nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del Maligno."
Porque si perdonáis a los demás sus culpas, también vuestro Padre del cielo os perdonará a vosotros. Pero si no perdonáis a los demás, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras culpas». Mt 6, 7-15

REFLEXIÓN

Hace diez años perdían la vida en Madrid casi 200 personas y más de mil sufrieron heridas de diversa considerción por culpa de un atentado terrorista. Aún nada se sabe en claro de los autores pero lo que siempre suscita interrogantes es el porqué de semejante masacre contra personas inocentes. Diez años después aún se pone la piel de gallina al recordar este luctoso episodio. Cierto es que se nos pide que perdonemos, que aceptemos las limitaciones de los demás pero hay veces que cuesta hacer borrón y cuenta nueva; pensar que quienes colocaron esos paquetes bomba también son hermanos nuestros... Puffff es casi imposible continuar escribiendo en esa línea. Lo bueno es que la solidaridad de todos ha sostenido a las víctimas para que puedan seguir viviendo a pesar de que les falten los suyos: padres, hijos, parejas, amigos... Vivir con la ausencia gracias al calor de todos. Ánimo.



Roberto Sayalero Sanz, agustino recoleto. Colegio San Agustín (Valladolid, España)




¿Y tú que opinas?