Lunes de la primera semana: Acoger
10-03-2014 La Palabra
«Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones. Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda».
EVANGELIO

«En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:-Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones. Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda. 
Entonces dirá el rey a los de su derecha: "Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme."
Entonces los justos le contestarán: "Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?"
Y el rey les dirá: "Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis."
Y entonces dirá a los de su izquierda: "Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis."
Entonces también éstos contestarán: "Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?"
Y él replicará:"Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo, " Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.» Mt 25, 31-46

reflexióN

Acoger es la palabra. Abrir el corazón, construir un mundo más humano y más justo. Ejercer la caridad es la manera cristiana de conseguir un mundo habitable, donde la paz y la fraternidad dominen por encima del egoísmo y la soberbia; donde todos podamos sentirnos en casa, estemos donde estemos; donde no se nos niegue un vaso de agua o un pedazo de pan; donde no se nos facture o se nos mire como bichos raros porque no hablamos el mismo idioma o somos de distinto color…
El mensaje de Jesús es claro. Nosotros podemos verlo como un sueño o luchar por que se haga realidad. Roberto Sayalero Sanz, agustino recoleto. Colegio San Agustín (Valladolid, España)


 


 






¿Y tú que opinas?