Oye mi oración
06-03-2014 Oraciones
Orar con san Agustín es entrar en el propio mundo interior para vivenciar la poquedad de uno mismo y la magnanimidad del corazón de Dios, siempre dispuesto a la misericordia.

Oye mi oración,
a fin de que no desfallezca mi alma bajo tu disciplina
ni me canse en confesar tus misericordias,
con las cuales me sacaste de mis pésimos caminos,
para serme dulce sobre todas las dulzuras que seguí,
y así te ame fortísimamente,
y estreche tu mano con todo mi corazón,
y me libres de toda tentación hasta el fin.

San Agustín, Confesiones 1, 24.




¿Y tú que opinas?