Con certeza te amo
12-02-2014 Oraciones
Durante estos días se escuchará la palabra "amor" por muchos sitios. Amor y amistad son dos realidades que San Agustín vivió apasionadamente. Su amistad era verdadera, continua y transparente. ¿Por qué? Porque su amor esencial radicaba en el Dios que ama "tanto al mundo". Y no tiene miedo a decirlo: "Señor, yo te amo".


No con conciencia dudosa, sino cierta, Señor, yo te amo.
Heriste mi corazón con tu palabra y te amé.

Y ¿qué es lo que amo cuando yo te amo?
No belleza de cuerpo ni hermosura de tiempo,
no blancura de luz, tan amable a estos ojos terrenos;
no dulces melodías de toda clase de cantilenas,
no fragancia de flores, de ungüentos y de aromas;
no manjares ni mieles,
no brazos gratos a los abrazos del cuerpo:
nada de esto amo cuando amo a mi Dios.

Y, sin embargo, amo cierta luz, y cierta voz,
y cierta fragancia, y cierto alimento,
y cierto abrazo, cuando amo a mi Dios,
luz, voz, fragancia, alimento
y abrazo del hombre mío interior
,
donde resplandece a mi alma
lo que no se consume comiendo,
y se adhiere lo que la saciedad no separa.

Esto es lo que amo cuando amo a mi Dios.


(San Agustín, Confesiones 10, 8)




¿Y tú que opinas?