¡Oh Renuevo…!
19-12-2013 En 30 segundos
Oh Renuevo del tronco de Jesé, que te alzas como un signo para los pueblos, ante quien los reyes enmudecen y cuyo auxilio imploran las naciones, ven a librarnos, no tardes más.

Esta antífona nos remite al rey David, personaje central para el pueblo judío y en la historia de la salvación.

Jesús es el «hijo de David», un signo de esperanza para todos los pueblos, es el salvador y el libertador, por lo que la Iglesia, el Pueblo de Dios, grita: ¡No tardes más!

Cada primavera vemos brotar la vida en aparentes viejos troncos muertos. Jesús, el renuevo del tronco de Jesé, trae la vida y hace brotar la vida con su presencia en aparentes y añosos «troncos» muertos. ¡Qué misterio el de la vida que regala Jesús!






¿Y tú que opinas?